El ministro de Medio Ambiente y Agua, Carlos Ortuño, pidió el viernes al alcalde de La Paz, Luis Revilla, no minimizar el desastre ambiental provocado por un deslizamiento en el relleno sanitario de Alpacoma y exigió que hasta el lunes presente un informe sobre el plan de contingencia para precautelar la salud de la población. 

«Nos preocupa mucho lo ocurrido en Alpacoma, la situación de la salud de los vecinos y el daño ambiental potencialmente puede afectar al menos a 28 urbanizaciones, pero nos preocupa más que la Alcaldía de La Paz quiera minimizar esta situación (…). Estamos solicitando un informe oficial, necesitamos saber cuál es el plan de contingencia», dijo a la ABI.

Ortuño lamentó que el alcalde pretenda responsabilizar a la época de lluvias por el deslizamiento del botadero municipal y el derrame de unas 15.000 toneladas de basura el pasado martes.

«Este mes las precipitaciones han sido normales, de acuerdo a la temporada ¿Vale decir que si sigue lloviendo en los próximos días, tendremos mayores daños? Se está culpando a las lluvias para no asumir responsabilidades, dar esa información a la opinión pública es poco responsable y seria», sostuvo. 

Ortuño dijo que es urgente conocer dónde están acumulándose las aguas «altamente contaminantes» que genera la descomposición de la basura, tras haberse inutilizado las piscinas de lixiviados, porque pueden infiltrarse a los acuíferos de la zona.

«Este desastre ambiental ocurrió por deficiencias en el manejo del relleno y no es un desastre natural como se intenta hacer creer a la ciudadanía. Luego de un análisis técnico responsable se determinará, con precisión, lo sucedido. Lo que ahora cuenta es que trabajemos juntos para que este desastre ambiental no cause mayores daños a la población y al medio ambiente», señaló.